La Leyenda de ¬ęLa Mulata de C√≥rdoba¬Ľ ūüĎĽ

Cuenta la Leyenda que hace m√°s de 200 a√Īos en la ciudad de C√≥rdoba ubicada al sur de Veracruz, creci√≥ una mujer que se hizo famosa porque a pesar de los a√Īos parec√≠a que ella no envejec√≠a, pues lucia siempre como una joven mujer. Aunque en C√≥rdoba la mayor√≠a de las personas se conoc√≠an, nadie sab√≠a qui√©nes eran los padres de esta joven a la se le apodo como ‚ÄúLa Mulata‚ÄĚ.

A los pobladores se les hac√≠a muy extra√Īo el hecho de que ‚ÄúLa Mulata‚ÄĚ no envejec√≠a, fue as√≠ que empezaron los rumores de que la joven mujer era una bruja, incluso se dec√≠a que la joven hab√≠a hecho un pacto con el diablo y que este sol√≠a pasar por las noches a su casa.

Las personas que viv√≠an cerca de su casa llegaron a ver en la noche como una luz muy misteriosa escapaba por unas rendijas que ten√≠an las ventanas, dicen que parec√≠a como si la casa se estuviera quemando por dentro, era una luz un tanto extra√Īa e intensa, no era una luz normal.

Algunos vecinos comentaban haberla visto arriba en los tejados de las casas y que los miraba con unos ojos de color negro muy intenso, la describen con labios rojos y en las noches sus dientes se veían muy blancos, después la joven sonreía de una manera muy maléfica y emprendía el vuelo hasta que se perdía en la oscuridad.

Dicen que era una joven muy bella, incluso muchos hombres se llegaron a pelear por su amor, pero ella siempre los rechazaba pues dicen que ella solo le era fiel al demonio con quien hizo el pacto.

La Mulata era una mujer muy extra√Īa, pues a pesar de las relaciones que se dec√≠a que ten√≠a con el diablo, ella asist√≠a a misa, era amable y ayudaba a los necesitados. Se rumora que entre sus poderes estaba el de estar en 2 lugares a la vez, por ejemplo en una ocasi√≥n se le vio en C√≥rdoba y al mismo tiempo en la Ciudad de M√©xico.

La joven mujer era conocida tambi√©n como la abogada del pueblo, pues muchas personas acud√≠an a ella, especialmente las j√≥venes sin pareja que no ten√≠an esperanza de conseguir marido, las personas sin trabajo, militares fuera de servicio, m√©dicos, etc. y todos sin excepci√≥n  sal√≠an felices y contentos.

Estas haza√Īas la hicieron una mujer muy famosa, incluso hoy en d√≠a cuando a alguien le piden algo demasiado dif√≠cil de lograr se suele decir ‚ÄúNo soy la Mulata de C√≥rdoba‚ÄĚ.

Seg√ļn los relatos de la gente la Mulata de C√≥rdoba fue encarcelada en la Ciudad de M√©xico no por sus actos de hechicer√≠a sino por la gran fortuna que pose√≠a, dicen que ten√≠a hasta 10 barriles llenos de polvo de oro.

Con el pasar del tiempo las personas cada vez hablaban menos de esta joven mujer, empezaron a olvidarla, hasta que un día se corrió el rumor de que La Mulata había escapado de la cárcel usando sus poderes de bruja, pues hay quien afirma haberla visto convertirse en pájaro y salir volando fuera de la cárcel.

Otras personas dec√≠an que fue el mism√≠simo Diablo quien entro a la c√°rcel para rescatar a su Mulata. Pero lo que en realidad paso fue que un d√≠a el encargado de cuidar el lugar qued√≥ asombrado pues La Mulata hab√≠a hecho un dibujo en la pared, se trataba de un barco, el carcelero comento ‚Äúese barco es perfecto, est√° listo para navegar‚ÄĚ, a lo que La Mulata responde si eso es lo que usted quiere el barco llegar√° muy lejos, el guardia del lugar la miro algo confundido pues se trataba solo de un dibujo hecho con carb√≥n, para esto La Mulata salta al dibujo del barco y este empez√≥ a avanzar por los rincones de la c√°rcel, el carcelero solo abri√≥ los ojos y se qued√≥ con la boca abierta mientras un escalofri√≥ recorr√≠a su cuerpo, era imposible que aquel dibujo cobrara vida.

Por supuesto nadie crey√≥ la historia del aquel hombre, el carcelero insist√≠a en que era verdad lo que hab√≠a visto con sus propios ojos, a√Īos m√°s tarde fue recluido en un manicomio.

Nadie volvi√≥ a saber nada de La Mulata, solo se dice que regreso con el se√Īor de las tinieblas y que sigui√≥ gozando de aquel pacto que le dio el poder.

ūüĒĄ Dale en compartir para que todos conozcan las Leyendas Mexicanas ‚̧ԳŹ