El niño enterrado

Cuenta la Leyenda que en un municipio de Zacatecas llamado Villa de Cos una mujer era la dueña de una gran fortuna y al fallecer dejó huérfano al único niño que tuvo, un hermano de la mujer se quedó con el niño para cuidarlo junto con todas las riquezas que dejó, sin embargo, el tío Francisco era una muy mala personas, alguien perverso y maligno, un día el hombre lleno de avaricia y poseído por un ente malvado decidió acabar con la vida de su sobrino, así que tomó un cuchillo y lo enterró en el cuerpo del niño hasta que el pobre pequeño falleció desangrado.

Francisco se apresuró a cavar un profundo hoyo para enterrar el cadáver del niño en una casa que tenían en una hacienda llamada Sierra Hermosa, que era el actual lugar donde vivían. Pasaron los días y muchas familias que pasaban por la hacienda al poco tiempo se iban pues según ellos el lugar estaba encantado, dicen que por las noches se podían escuchar los llantos de un niño que provenían desde abajo…

Una familia y varios vecinos se armaron de valor para escavar y encontrar el origen de los lamentos, comenzaron a escarbar entre un pasillo y el comedor, que era el lugar donde se escuchaban con mayor fuerza los llantos del niño, de pronto una pala golpeo una de las tuberías que pasaban por debajo de la casa, pero no se desanimaron y continuaron cavando cuando de pronto algo los detuvo, vieron un objeto extraño era algo como una lápida algo desgastada.

Los valientes voluntarios se encontraban temerosos y a la vez contentos de poder ayudar al espíritu que se quejaba y así poder darle una santa sepultura, dicen que la tumba estaba bajo un hechizo o maldición ya que antes de que pudieran sacarla totalmente sintieron una presencia del más allá, el ambiente se sentía pesado y cosas extrañas empezaron a suceder dentro de la casa, la familia y vecinos por el bien de todos decidieron dejar la tumba donde estaba pero antes hicieron una oración y rociaron la lápida con agua bendita, al momento en que la regresaban se escucharon los lamentos del niño… Todos quedaron aterrados y ese mismo día hicieron sus maletas para marcharse lejos y nunca regresar.

Dicen que en la actualidad siguen pasando sucesos inexplicables en la casa, el llanto del pequeño que aún no puede descansar en paz no se ha detenido, pues muchas personas aseguran que pueden escucharlo por las noches, además aquellos que se han atrevido a acercarse han escuchado también el llanto de una mujer que aseguran es la madre del niño que llora con él.

🔁 Ayúdanos a compartir en Facebook esta Leyenda Mexicana! ❤️

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *